Estimados amigos y amigas,

Les recordamos que mañana, 25 de julio, estaremos celebrando la Anexión del Partido de Nicoya a Costa Rica. Por esta razón las salas de exhibición y oficinas del MADC permanecerán cerradas.

Los esperamos el sábado a partir de las 9:30 a.m.

Saludos cordiales


  • Exposición temporal

    +
  • Exposición temporal

    +
  • Celebración del
    XX Aniversario del MADC

    +
  • 1
  • 2
  • 3

Actividades recientes

Exposiciones recientes

  • Sala 1.1: Plus Volta. Marlov Barrios +

    +
  • FUNDREDIMAS +

    Inauguración: miércoles 12 de marzo con el Art City Tour, 5:00 p.m. Del 12 de marzo al 3 de mayo +
  • Bienal del Cartel Bolivia BICeBé® +

    Inauguración: miércoles 12 de marzo con el Art City Tour, 5:00 p.m. Del 12 de marzo al 5 de abril +
  • 1

Sondeo

¿Qué piensa de nuestra página?

Ecos y Contrastes. Arte contemporáneo en la Colección Cisneros

5 Diciembre, 2005

Número de Obras: 61.

Artistas: 57 (14 mujeres, 43 hombres).

Nacionalidades de los artistas: Brasil 16, Venezuela 15, Argentina 6, EEUU 6, Colombia 5, Cuba 2, Alemania 1, Costa Rica 1, Guatemala 1, España 1, México 1, Japón 1, Trinidad 1.

Lenguajes: Instalación, video, pintura, dibujo, collage, fotografía y técnicas mixtas.

Coordinación: Mariela Guillarte (Fundación Cisneros), Ernesto Calvo (MADC).

Curador: Ariel Jiménez.

Artistas de la Colección Cisneros incluídos en la exposición Ecos y Contrastes: Laura Anderson Barbata, México 1958 / Lyle Asthon Harris, Estados Unidos 1965 / Alessandro Balteo, Venezuela 1972 / Muú Blanco, Venezuela 1966 / Waltercio Caldas, Brasil 1946 / María Fernánda Cardoso, Colombia 1963 / Leda Catunda, Brasil 1961 / Eduardo Costa, Argentina 1940 / Mario Cravo Neto, Brasil 1947 / Beto De Volder, Argentina 1962 / Danilo Dueñas, Colombia 1956 / Jorge Domínguez Dubuc, Venezuela 1970 / Eugenio Espinoza, Venezuela 1950 / Rodrigo Facundo, Colombia 1958 / José Gabriel Fernández, Venezuela 1957 / Magdalena Fernández, Venezuela 1964 / Teresita Fernández, Estados Unidos 1968 / Héctor Fuenmayor, Venezuela 1949 / Alexander Gerdel, Venezuela 1965 / Dulce Gómez, Venezuela 1967 / Luis González Palma, Guatemala 1957 / Esther Grinspum, Brasil 1955 / Víctor Grippo, Argentina 1936-2002 / Robert Guillot, Estados Unidos 1953 / On Kawara, Japón 1933 / Imi Knoebel, Alemania 1940 / Guillermo Kuitca, Argentina 1961 / Jac Leirner, Brasil 1961 / Sherrie Levine, Estados Unidos, 1947 / Los Carpinteros: Dagoberto Rodríguez, Cuba 1969, Marcos Castillos, Cuba 1971 y Alexander Arrechea, Trinidad 1970) / Mauricio Lupini, Venezuela 1963 / Jorge Macchi, Argentina 1963 / Oscar Machado, Venezuela 1953 / Iñigo Manglano Ovalle, España 1961 / Linda Matalon, Estados Unidos 1958 / Cildo Meireles, Brasil 1948 / Lia Menna Barreto, Brasil 1959 / Priscilla Monge, Costa Rica 1968 / Vik Muniz, Brasil 1961 / Rivane Neuenschwander, Brasil 1967 / Roberto Obregón, Venezuela 1946-2004 / Nadin Ospina, Colombia 1960 / Shirley Paes Leme, Brasil 1955 / Claudio Perna, Venezuela 1930-1997 / Rosângela Renno, Brasil 1962 / José Resende, Brasil 1945 / Miguel Ángel Ríos, Argentina 1953 / Luis Fernando Roldán, Colombia 1955 / Reymond Romero, Venezuela 1979 / Mauricio Ruiz, Brasil 1956 / Valeska Soares, Brasil 1957 / Tunga, Brasil 1952 / Meyer Vaisman, Venezuela 1960 / Angelo Venosa, Brasil 1954 / Robert Wilson, Estados Unidos 1941.

Ecos y Contrastes

Ecos y Contrastes

Ecos y Contrastes incluye a importantes artistas latinoamericanos e internacionales de la Colección Cisneros vinculados al arte contemporáneo, con algunas obras que se exhibirán públicamente por primera vez, y que ofrecen una amplia perspectiva tanto temática (identidad individual y colectiva, territorio, espacios, historia, estética ) como de lenguajes (instalación, video, pintura, dibujo, collage, fotografía, técnicas mixtas.) dentro de esa relevante Colección, cuyo énfasis ha sido la preservación y visibilización de significativas tendencias y artistas dentro del devenir histórico y reciente del arte latinoamericano.

El coleccionismo privado, tal y como lo entendemos dentro de la tradición moderna, conjugó el gusto, la capacidad, la formación y la voluntad individual y/o familiar de entusiastas o mezcenas, junto a la interacción con especialistas y artistas, para ir creando colecciones de gran valor no solo estético, sino histórico, patrimonial.

Esa tradición, dentro del devenir histórico de América Latina, ha sido lenta y desigual, sin que hasta la fecha se haya constituído, salvo contadas excepciones, la conjunción de esas voluntades individuales, de especialistas, artistas y público, para conformar sólidas y coherentes colecciones, que se arrieguen en la adquisición de obras que den cuenta de los signos de su momento histórico.

Ecos y Contrastes

La Colección Cisneros es de esos excepcionales casos en América Latina, que a través del conocimiento y la seriedad de sus fundadores y el profesional equipo de especialistas que la conforma, ha logrado conjugar esfuerzos y voluntades para hacer quizás el conjunto de obras más importante y sólido dentro del arte moderno y contemporáneo latinoamericano dentro de una colección privada.

A todo ello se suma, de una manera también sorpredente, la búsqueda de una visibilidad e intercambio cada vez mayores, a partir de itinerancias, catálogos, etc, que permiten que una gran cantidad de público, artistas y especialistas en diversos países e instituciones, conozcan y disfruten de esta colección. Esa intención de exhibir, de compartir este invaluable patrominio, la Fundación Cisneros lo realiza aportando no solo las valiosas obras que posee, sino gran parte de las necesidades logísticas y profesionales que es necesario movilizar para hacer factible estas complejas exhibiciones.

Por eso, es un gran motivo de regocijo que, luego de más de 10 años de existencia, el Museo de Arte y Diseño Contemporáneo de Costa Rica, que ha intentado visibilizar internacionalmente el arte más reciente y transgresor de Costa Rica y Centroamérica, tenga el privilegio de tener una muestra de arte contemporáneo de este calibre y valía.

En ese sentido, quisiera agradecer muy profundamente,a nombre del Museo de Arte y Diseño Contemporáneo, de los artistas y del público en general costarricense, el gran privilegio de poder contar en las principales salas del MADC, de esta selección de importantísimas obras de arte contemporáneo de la Colección Cisneros, gracias a la visión y generosidad de sus propietarios, y de la profesionalidad de los especialistas que acompañan y hacen posible que esta colección sean un poco de todos.

Ernesto Calvo, Director MADC.

Ecos y Contrastes

Visiones y Experiencias en el Arte Contemporáneo Latinoamericnao

Actividad paralela

Como parte de las actividades paralelas a la exposición Ecos y contrastes, arte contemporáneo en la Colección Cisneros, expuesta en el MADC, y de la muestra A ContraCorriente (obras de Mira Schendel, Gego, Lygia Pape), que se exhibióe en TEOR/ética, se realizará el seminario: "Visiones y experiencias en el arte latinoamericano contemporáneo", que reunió a artistas, críticos , curadores y gestores centroamericanos y de latinoamérica, para conversar y debatir acerca de temas vinculados al arte contemporáneo: procesos artísticos, curadurías, coleccionismo, mercado, instituciones, entre otras temáticas.

Ecos y contrastes / Arte contemporáneo en la Colección Cisneros

Resumen del texto curatorial

La Colección Cisneros es ante todo una colección de colecciones, un conjunto multiforme de obras y tendencias que coexisten en un mismo lugar o que, en cierta forma, construyen un lugar, entendiendo por ello más que un espacio específico, una voluntad de ubicación -histórica más que geográfica- y un punto de vista sobre esa historia, nuestra historia. Las obras que seleccionamos para esta exposición representan un corte dentro de ese amplio conjunto, pero un corte significativo, en el sentido de que en ellas se dibujan algunas de las tendencias que ha configurado la colección entera, sus apuestas y respuestas ante las interrogantes que nos impone la complejidad de nuestra historia.

Tras una mirada cuidadosa se hará evidente -sino sorpresiva- la insistencia con la que muchas de estas obras coinciden en abordar la problemática de la identificación individual o colectiva, la necesidad de pensar nuestra pertenencia o no a una comunidad específica, sea esta nacional, regional, política, sexual o religiosa. De allí que dominen las obras donde el autor se interroga a sí mismo, o aquellas donde se indagan los mecanismos a través de los cuales construimos esas imágenes de reconocimiento que nos permiten definirnos ante los demás y ante nosotros mismos. Tres momentos se dibujan en el seno de este eje de identificación: Introspecciones, imaginarios colectivos y límites. Unidos a este primer eje, y complementándolo, se agregan luego dos conjuntos también representativos de los núcleos que conforman la Colección Cisneros; uno de paisajes o de obras que de una u otra manera nos remiten a él -territorios, fuerzas naturales, horizontes- y un conjunto de piezas que dialogan con las diferentes tradiciones abstractas de la América Latina.

Ecos y Contrastes

Ahora, si interrogar el paisaje puede ser visto como una forma diferente de pensarse a sí mismo y a las comunidades a las que pertenecemos en grados diferentes, el conjunto de obras abstractas y “conceptuales” que forman parte de esta muestra puede aparecer como un agregado incoherente. Deja de serlo, sin embargo, si entendemos el rol que ha jugado la abstracción geométrica en esa estrategia de legitimación de la cual es eco la Colección Cisneros. La abstracción geométrica respondió a una voluntad de inscripción histórica en el seno de la modernidad europea, y por ello mismo dibuja el eje central de una colección que busca ofrecer una imagen diferente de la América Latina, para nada limitada a los estereotipos folclóricos con los que se nos ve a menudo desde Europa o Norteamérica. Es cierto que muchos de los rasgos que caracterizan las obras expuestas no son exclusivos del arte producido en la América Latina –y un grupo de obras creadas en otros escenarios está allí para recordárnoslo- también es cierto que reunidos de esta manera, en el seno de una colección conformada desde la América Latina, cobran un sentido especial, un énfasis sintomático que es motivo de esta exposición.

Haciendo accesibles estas obras a amplios sectores de la América Latina, Europa y Norteamérica, la Colección Cisneros busca propiciar una reflexión más amplia y desprejuiciada sobre la naturaleza y variedad de este vasto conglomerado de seres y naciones, historias y tradiciones que conforman la América Latina. Del conocimiento mutuo, de la reflexión sobre nosotros mismos y nuestros vecinos, surgirá una comprensión más amplia –un respeto compartido- base incontestable de la coexistencia democrática con la que estamos comprometidos.

Introspecciones

Si algo hace difícil todo intento por pensar lo que somos, es la constante deriva de nuestras vidas entre un pasado cuyas claves nos poseemos ya y un futuro que nada nos permite prever. No somos, vamos siendo, y este hecho crucial impide la cristalización de un imaginario en el que podamos, sin ambigüedad, reconocernos. Las obras reunidas en esta primera sección son casi todas el resultado de diversos procesos de introspección, todos ellos unidos a la necesidad y a menudo a la dificultad de pensarse a sí mismo. Que el artista recurra al juego irónico con una de las imágenes clásicas del automatismo psíquico, como en el falso dripping de Vik Muniz, o que por el contrario se entregue a procesos introspectivos con la esperanza de expresarse, el resultado es siempre una imagen abierta, de múltiples lecturas posibles, como ese sugestivo autorretrato de Angelo Venosa que, partiendo de un molde exacto de su cara, termina convirtiéndose en una enorme máscara-paisaje, lejos ya de los rasgos faciales de su autor.

Ecos y Contrastes

Imaginarios colectivos

Si alguna comunidad humana se ha visto signada por la dificultad de pensarse a sí misma, esa es la América Latina. Producto de uno de los más grandes choques culturales de la humanidad, nuestras sociedades han vivido y viven una constante tensión entre la necesidad de producir imágenes de cohesión social y la imposibilidad real de concretarlas. Son tan fuertes las tensiones internas que la idea misma de nación se ve a menudo –y cada vez más- fragilizada. De allí que las obras expuestas en esta sección nos hablen en cierta forma de la complejidad de estos procesos, oponiéndose en las salas como lo hacen en nuestras sociedades, modelos e ideales diversos. Así se enfrentan las imágenes de una romántica identidad racial y cultural a la manera de Luis González Palma, al irónico tótem de un Mickey Mouse precolombino en la obra de Nadín Ospina. Entre ambos extremos se sitúa luego una tercera categoría de “objetos dialécticos” como la mesa de Víctor Grippo, que intentan desmontar los mecanismos a través de los cuales se hace posible que en tierras de gente morena y ojos negros, los hombres sueñen con mujeres rubias.

Límites

Un curioso conjunto de piezas coincide en presentarnos situaciones límites o gestos frustrados; piscinas donde no podemos bañarnos, juegos imposibles, instrumentos inhabilitados para cumplir su función. Situaciones también donde los límites explorados son aquellos que separan un género de otro, como la escultura y el dibujo, el dibujo y el video, o dibujos que son el resultado de una restricción voluntariamente introducida por su autor. Límites pues del cuerpo y sus herramientas, de los conceptos y estrategias, como si estas obras quisieran inducirnos a pensar los conflictos que enfrenta necesariamente todo el que intenta comprender un mundo como el nuestro que ha nacido y existe en el eterno choque de culturas, fronteras, juicios y prejuicios. Un mundo que ha sido y sigue siendo medido con instrumentos y conceptos que sólo en parte, o difícilmente, podrían aplicársele.

Abstracciones

La abstracción geométrica respondió a una evidente estrategia de inserción histórica y precisamente por ello ocupa un puesto preponderante en seno de la Colección Cisneros. Ella fue para muchos artistas latinoamericanos una manera de pensarse como ciudadanos de una América Latina inscrita en la historia universal de las artes. Fue también la manifestación más clara de una concepción progresista y programática de la historia. Hacer obra abstracta fue para ellos adelantarse a lo que necesariamente habría de venir. De allí el significativo juego de deconstrucción o de interpelación crítica a la que muchos artistas contemporáneos someten sus principales postulados, como esa especie de derrumbe que parece sufrir la trama regular de perforaciones en la obra de Jorge Macchi.

Un juego sutil de referencias formales entre las piezas expuestas en esta sala, propone un verdadero diálogo con las tradiciones abstractas de los años cincuenta-sesenta, un diálogo donde cada argumento desplaza, relativiza, problematiza las tradiciones precedentes.

Ecos y Contrastes

Escenarios

Un núcleo denominado Paisaje de la Américas completa la Colección Cisneros. Allí se reúnen obras de los artistas viajeros que vinieron a América entre el siglo XVII y la segunda mitad del siglo XIX. Junto a ellos algunos grandes maestros del paisaje criollo en la primera mitad del siglo XX y la de no pocos artistas contemporáneos que retoman el género.

Si nos atenemos a lo que es posible constatar en estas piezas, no deja de sorprender la relación por así decir de extrañeza que mantienen muchos jóvenes artistas con el paisaje, como si fueran ellos mismos una nueva clase de artistas viajeros. En esta pequeña selección de piezas domina un sutil sentimiento de ubicuidad que bien podría ser visto como manifestación de una relación ambigua con el lugar o los lugares que habitamos. A un extremo del conjunto se sitúa el colchón de Guillermo Kuitca, paisaje habitado, subjetivo, íntimo, pero extranjero. Del otro, el espacio sideral de Oscar Machado, hermoso y lejano. Entre ambos, fuerzas naturales, paisajes inventados, espacios idílicos pero inhabitados y -quizás- inhabitables. En el centro de la sala, un libro abierto, inmaculado, o casi. Un libro donde sólo se lee la antigua, la primitiva historia del fuego domesticado.

Ariel Jimenez

Breves referencias de la Fundación y Colección Cisneros

La Fundación Cisneros

La Fundación Cisneros fue fundada por Patricia Phelps de Cisneros, Gustavo Cisneros y Ricardo Cisneros, en asociación con el Grupo de Compañías Cisneros. La Fundación, con sede en Caracas, apoya una amplia gama de programas innovadores que se fundamentan en el principio de que la educación y la libertad de expresión son las bases de una sociedad democrática. Las actividades de la Fundación Cisneros se concentran en las áreas de educación, cultura, medio ambiente, comunidad y los servicios humanitarios, y en realzar la concienciación de la América Latina contemporánea. La Sra. Cisneros es presidente de la Fundación; el presidente ejecutivo es Pedro R. Tinoco.

Ecos y Contrastes

La Colección Cisneros

La Colección Cisneros es el programa de artes visuales de la Fundación Cisneros. Con aproximadamente 1500 obras de artistas latinoamericanos e internacionales, su misión consiste en coleccionar, preservar, estudiar y exhibir las obras de arte y los archivos de la Colección, compuesta en su mayoría por piezas de arte moderno y contemporáneo, con énfasis en el arte latinoamericano. La Colección incluye, además, arte colonial latinoamericano, artes decorativas internacionales y una selección de paisajes latinoamericanos realizados desde el siglo XVII hasta principios del siglo XX. Por medio de exposiciones, un dinámico programa de préstamo de obras, publicaciones, programas de educación de las artes y su sitio web, el programa dirige sus esfuerzos a incrementar el aprecio por la diversidad y alcances del arte latinoamericano.

Itinerancias de la Colección Cisneros

En los últimos 2 años las obras de la Colección Cisneros se han presentado, entre otros espacios, en el Museo de Arte Moderno de Bogotá, el Museo de Bellas Artes de Santiago De Chile, el Museo de Arte de Lima, Museo de Arte Moderno Jesús Soto, el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires y el Museo Nacional de Artes Visuales de Uruguay.

Sitio Web de la Colección Cisneros

El sitio web de la Colección Cisneros (www.coleccioncisneros.org ) está dedicado al arte moderno latinoamericano, y está disponible en español, portugués e inglés. Ganador del prestigioso premio Silver IDEA, Premio de Excelencia en Diseño Industrial, en la categoría de medios digitales e interfaces, el sitio ofrece una serie de experiencias que alienta la exploración dinámica y presenta las artes visuales de una manera integral que se combina con la educación, la imaginación y la creatividad.

Patrocina

Fundación Cisneros